La construcción sostenible tiene como objetivo minimizar los impactos ambientales causados ​​por el hombre

La construcción de forma sostenible ha sido pauta de diversos segmentos. Sabemos que ya no es posible usar indistintamente los recursos de la naturaleza y que la conservación del ambiente en que vivimos es vital para que la vida en comunidad pueda ser más equilibrada. De acuerdo con el Ministerio de Medio Ambiente, el sector de la construcción civil tiene un papel importante en el desarrollo global de desarrollo sostenible, por ser uno de los sectores que más consumen recursos naturales. “Además de los impactos relacionados con el consumo de materia y energía, hay aquellos asociados a la generación de residuos sólidos, líquidos y gaseosos. Se estima que más del 50% de los residuos sólidos generados por el conjunto de las actividades humanas provienen de la construcción” En la búsqueda de minimizar los impactos ambientales provocados por la construcción, surge el paradigma de la construcción sostenible. En el marco de la Agenda 21 para la construcción sostenible en los países en desarrollo, la construcción sostenible se define como: “un proceso holístico que aspira a la restauración y el mantenimiento de la armonía entre los ambientes naturales y construidos, y la creación de asentamientos que afirmen la dignidad humana Y alenten la equidad económica “. En el contexto del desarrollo sostenible, el concepto trasciende la sostenibilidad ambiental, para abrazar la sostenibilidad económica y social, que enfatiza la adición de valor a la calidad de vida de los individuos y de las comunidades.

¿Qué es

La construcción sostenible es una forma de construir casas y edificios, armonizándolos con el medio ambiente. Durante toda su producción y post-construcción, busca, a través de su producción y de su capacidad para reducir los residuos a la naturaleza, reduciendo lo más posible los residuos y utilizando con eficiencia los materiales y bienes naturales, como el agua y la energía. Además, es imprescindible la aplicación de materiales reciclables y de menor impacto ambiental, como maderas reforestadas y ladrillo de adobe, por ejemplo. La aplicación de este concepto entró en la pauta de los arquitectos después de la Crisis del Petróleo, dada en la década de 1970, amenizando la utilización de energía y buscando nuevas formas de utilizarla. Después del término de la crisis, el concepto no desapareció, pues la tendencia de llevar la sostenibilidad cada vez más en serio sólo evolucionó a partir de entonces. Es importante destacar que sólo durante parte del siglo XX las directrices de la llamada arquitectura bioclimática (que vino a llamarse arquitectura sostenible) se perdieron. Porque las construcciones siempre han tenido en cuenta el clima, el ambiente, la naturaleza, etc. Y durante el siglo XX se inició una filosofía dentro de la construcción civil de casi abandono de esas directrices naturales, dado el crecimiento exponencial de las ciudades. El impacto sobre la naturaleza en ese siglo fue absurdo, y sólo a partir de su segunda mitad se pasó a revisar esa política y sus impactos. La década de 1990 fue imprescindible para la construcción sostenible. El concepto de sostenibilidad pasó a tener más fuerza junto a los organismos internacionales y la búsqueda de alternativas más económicas y sostenibles en la construcción civil se intensificó. Según el Instituto Brasileño de Desarrollo de la Arquitectura, La construcción sostenible o la bioconstrucción “debe contemplar el aprovechamiento del medio natural sin causar perjuicio alguno sobre la sostenibilidad, y aplicar el desarrollo tecnológico para la concreción de un mayor ahorro energético y la disminución de los residuos, sin olvidar el aspecto estético, uno de los varios factores Que determinan la vivienda “.

¿Como hacer

Los edificios o casas sostenibles deben tener en cuenta algunas características para ser consideradas. El principal de ellos es el respeto al ambiente que los rodea, la comunidad y los recursos naturales. En casas, por ejemplo, la utilización de maderas reforestadas, con sello de certificación, de paneles fotovoltaicos, para uso de la energía solar, vasos sanitarios con reducción de agua, estética inteligente a utilizar la luz del sol y aprovechar su calor o amenizarla, Con el fin de reducir el consumo de energía por aire acondicionado o ventiladores, son formas de dejar su propiedad más sostenible.
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp